Roma pudo haberse hecho en un día

Post-008

Según recientes estudios, la ciudad de Roma pudo haberse erigido en tan solo un día.

Acueductos y columnas, templos y arcos, palacios y mausoleos habrían lucido igual, si bien hechos de poliexpán, cartón piedra y palitos de helado.

Pero los arquitectos e ingenieros romanos, prudentes y sabedores de que los materiales baratos no suelen ser los más idóneos para construir imperios respetables, se decantaron por la dedicación y la vocación, por el esfuerzo y la paciencia, por la nobleza del mármol y la fortaleza del mortero.

Es por eso que aún hoy, muchísimos siglos después, persiste su huella, cuya visión reconforta e inspira a poetas, idealistas, románticos y visionarios.

(Foto de Jill Mackie)

¿Girasol o nenúfar?

Post-007

Amigo, ¿es que no ves que somos girasoles? ¿tan atolondrado estás?

Girasoles cegados por aquel sol, torpemente dibujado en un cielo de cartón piedra. Míralo bien, es falso, no se mueve ni un ápice… Ni sale por la mañana, ni se pone a la noche. El alba y el ocaso son solo mitos, supercherías. ¿De verdad que nunca te habías percatado? ¿Por qué permanecemos aquí, inmóviles como momias, alimentándonos de unos rayos fríos y estériles? Yo me siento desnutrido y débil. ¿Por qué nos conformamos con esta farsa de vida?

Dicen que el Granjero se ha quedado dormido. ¡Puede ser nuestra oportunidad! Ahora que nadie vigila saquemos las raíces de esta tierra seca y huyamos al lago contiguo, en donde seremos nenúfares verdes que flotan en libertad, llenos de vida y de ganas por vivir, nenúfares exploradores en constante movimiento.

Aunque dejes atrás la comodidad y la seguridad del inmovilismo, ¡ten el valor de desarraigarte! Toma conciencia de tus pies, y ponte a andar: para eso los tienes. Quizá incluso inspires a otros girasoles a hacer lo mismo.

Aunque te intimide el Granjero, ¡huye de él cuando puedas! Es un tirano sin poder ni fuerza, que se alimenta del miedo de los girasoles. Abandonarle es un acto de justicia hacia tí mismo, y créeme si te digo que no se preocupará en perseguirte.

Aunque las aguas del lago no sean del todo claras, ¡arriésgate a zambullirte en ellas! No pienses en lo que dejas atrás, sino en el viaje emocionante que vas a emprender.

¿Qué prefieres ser? ¿Girasol o nenúfar?

(foto de ottielie)

El faro

Post-005

“Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra” Rabindranath Tagore

De pronto me desperté, y ya no era una persona, sino un faro que coronaba cierto montículo.

Reinaba una noche cerrada y perpetua.

Hombres y mujeres subían arrastrándose por la ladera; llegaban a mí, me arrancaban un pedazo de luz y se iban, inmensamente felices, sin darme siquiera las gracias.

No se percataban de que aquel pedazo de luz era un pedazo de mi alma; no comprendían que con aquel acto generaban un hilo de dependencia, cuya tensión debía soportar yo, como dueño legítimo del trozo de ser que habían arrebatado.

Pronto se corrió la voz: “¡En lo alto del montículo hay un faro del que puedes desgajar un pedazo de luz con el que iluminarte!” “¡Ya no hace falta que utilicemos nuestras propias antorchas!”

Y más y más gente llegaba arrastrándose, y más y más manos me arrebataban pedazos de luz, creando más y más hilos de dependencia que me oprimían hasta cortarme la respiración, lacerar mi carne y hacerme sangrar.

Pensé en estallar y en esparcir por el montículo millones de astillas incandescentes que hirieran y mutilasen a los ladrones de luz; pero finalmente decidí enfriarme por dentro, apagándome lentamente, con el ánimo de que recapacitaran las muchas personas que me habían desgajado el alma.

Ahora estoy solo, a oscuras. Nadie comparte conmigo su antorcha. Nadie sube al montículo.

(Foto de EvgeniT)

Cólico lagrimal

Post-003

Existe un tipo de cólico que se da en el conducto lagrimal, derivado de causas culturales, y que provoca la incapacidad para llorar.

Ampliamente extendido, sus efectos y secuelas pueden llegar a resultar devastadores.

Su cura es tremendamente sencilla, pero al tratarse de una enfermedad muy poco estudiada, la sociedad en general desconoce su existencia y, por ende, el antídoto.

(Foto de Jarmoluk)

La Luna ha muerto

Post-002

Noche de niebla.

No hay Luna, ha muerto, mañana la entierran.

Por la larga calle andan universitarios errantes, oficinistas a medio gas y repartidores desorientados por el sentido de la vida.

Las farolas estallan a mi paso. Cada vez hay menos luz y la niebla es más densa, hasta que me quedo atrapado entre sus hebras.

Me siento en paz.

(Foto de Almudena Sanz Tabernero)